El Imparcial

En las recientes elecciones del 2 de junio, la Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desempeñaron un papel crucial en la protección de candidatas y candidatos a diversos cargos de elección popular. Hasta el 25 de abril, la Guardia Nacional había desplegado 416 elementos y 96 vehículos para resguardar a 86 aspirantes, según información obtenida por EL UNIVERSAL.
La Sedena, por su parte, también jugó un papel importante en la protección federal durante el proceso electoral, aunque decidió clasificar la cantidad de efectivos y vehículos utilizados. Argumentaron que revelar esta información podría exponer tanto a los candidatos como al personal militar a posibles ataques de la delincuencia organizada, poniendo en riesgo la seguridad nacional.
Asesinatos y agresiones a candidatos
Al término de las elecciones, se reportaron oficialmente 22 asesinatos de candidatas y candidatos, principalmente aquellos aspirantes a presidencias municipales, según datos del gobierno federal. Sin embargo, organizaciones civiles contabilizaron hasta 34 homicidios, destacando que los aspirantes a cargos locales fueron los más afectados por la violencia.
Según la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPPC), un total de 487 personas aspirantes recibieron escolta al concluir los comicios. Este servicio fue fundamental dado el contexto de riesgo para quienes buscaban representar a sus comunidades a nivel local y federal.
Compromisos de la Guardia Nacional
A pesar de la intensa labor, se han señalado desafíos logísticos para la Guardia Nacional en cuanto a la atención de sus escoltas. Hubo denuncias de candidatas y candidatos sobre la falta de viáticos para sus escoltas, lo que llevaba a que estos fueran dejados sin cobertura durante comidas y noches, retornando a cuarteles distantes. Tras la divulgación pública de estas dificultades, el gobierno federal se comprometió a resolver la situación asegurando los recursos necesarios.
En respuesta a las indagaciones sobre los costos adicionales generados por estos servicios de protección, la GN afirmó que no hubo gastos extras asociados, argumentando que esta actividad forma parte de sus responsabilidades habituales. No obstante, se reconoce la necesidad de asegurar las condiciones adecuadas para los escoltas, garantizando así la efectividad y continuidad del servicio.

PIE DE FOTO:
La Guardia Nacional y la Sedena desempeñaron un papel crucial en la protección de candidatas y candidatos a diversos cargos de elección popular.
Foto: El Imparcial