Ana Liz Leyte NOTICIAS

Tuxtla Gutiérrez ha crecido considerablemente -por lo menos- durante los últimos 30 años, se han creado nuevas colonias, fraccionamientos y también de manera ilegal, miles de personas ante la necesidad de un hogar donde vivir, se han instalado en zonas de manera irregular, sin embargo, son las obras mal planeadas –señalan- las que han causado afectaciones a la población.
Este es el caso del fraccionamiento Yeguiste, ubicado del lado Poniente Norte de la capital, lugar en donde cada vez que llueve se forma un arroyo que se mezcla con aguas negras y arrastra material pétreo que entra a las viviendas y alcanza hasta un metro de altura, ocasionando pérdida total de muebles, electrodomésticos y los problemas de salud a los que las familias se exponen.
“Yo pienso que han contratado a personas sin conocimientos porque no puede ser que un ingeniero haga planeación mal hecha para ahorrarse el pago, lógicamente no creo que sean personas capacitadas”, dijo molesta María de Lourdes Muñoz Arellano, habitante del fraccionamiento Yeguiste, señalando una calle sin pavimento llena de material pétreo.
Habitantes de la zona mencionan que, estos problemas podrían prevenirse, si al realizarse nuevas obras éstas se planificaran, se realizaran con materiales adecuados y se dejara de deforestar, pues en esta zona se agravaron los problemas desde hace más de cinco años, cuando se realizó un estacionamiento sobre el libramiento norte frente a Proactiva, que sirve para camiones de carga.
“El afluente ya aparece en un dictamen de riesgo de Protección Civil, es avenida Bonampak y Palenque del fraccionamiento Yeguiste, en donde estamos en riesgo alto. Lo que queremos es la pavimentación y los trabajos que municipio y obras Públicas saben, sobre el dren pluvial”, pidió la ciudadana.
Y es que, esta es una zona determinada de riesgo por parte de la Secretaria de Protección Civil en Tuxtla Gutiérrez, no obstante, señalan habitantes, esto sólo ha servido para colocar un anuncio sobre el peligro en el lugar, y para que personal acuda cada vez que hay material pétreo, pero no para dar una solución de fondo, la cual proponen sea la construcción de un dren pluvial.

PIE DE FOTO:
Cada vez que llueve se forma un arroyo que se mezcla con aguas negras y arrastra material pétreo que entra a las viviendas.
Foto: Ana Liz Leyte