Ella y sus familiares van contra reloj, para evitar que su enfermedad neurodegenerativa

Sergio García CORRESPONSAL / NOTICIAS

Tapachula.- A la Frontera Sur, llegó una familia de 11 migrantes venezolanos, viajan juntos y en caravana, para ir de manera urgente a la Frontera Norte, ya que su pequeña de 9 años presenta convulsiones, perdió la movilidad y falta de lenguaje, Alma Victoria Lamon Zamora, padece una enfermedad neurodegenerativa llamada NEDAMSS o mejor conocida como IRF2BPL, y el tratamiento adecuado se puede tener sólo en Alemania o Estados Unidos.
Marbis Zamora, madre de la menor, explicó que la única alternativa que tienen para salvar a la niña es viajar a ese país ya que tienen el reloj en contra, por ello, decidieron arriesgarse a cruzar la Selva del Darién, pasar por los países de Sudamérica, Centroamérica y ahora México, donde se encuentran detenidos porque no cuentan con documentos legales para su familia, quienes la ayudan con la menor.
Para la madre de Alma Victoria, ha sido muy difícil migrar, han enfrentado el riesgo de ahogarse en los ríos por su andar por la Selva, han atendido las convulsiones durante su trayecto en ocasiones en autobús y otras a pie, para poder llegar a su meta, la fe y la esperanza de llegar a los Estados Unidos para empezar con el tratamiento de su hija, la tienen, aunque a veces parezca imposible.
“Lo que le pedimos al gobierno es que nos dejen llegar a la frontera para podernos entregar a los Estados Unidos, pedimos una visa humanitaria para poder transitar por México para que la niña pueda ser tratada, suplica la mamá de la pequeña de nueve años».
Alma Victoria Lamon Zamora, es el segundo caso en Venezuela con esta rara enfermedad y único caso en Colombia y en el mundo son apenas 56 casos del IRF2BPL.
La madre de esta menor en Venezuela, se desempeñaba como contadora, abogada y realizaban otras actividades, pero ha dejado todo para poder iniciar este “Viacrucis” por México, sin embargo, la situación la mantiene desesperada y pidiendo a las autoridades mexicanas que le permitan avanzar para poder conocer y empezar el tratamiento que tiene un costo de 150,000 dólares.
Ellos han lanzado durante su peregrinar, la campaña “Alma Mi Vida Contra Reloj”, la cual busca recaudar recursos para poder obtener su tratamiento en el mes de septiembre, por ello, la urgencia de llegar a los Estados Unidos.
Actualmente la familia se encuentra en un campamento improvisado, duermen en el suelo en el Ejido «Viva México», hacinados con cientos de migrantes más.
Temerosos advierten que las autoridades mexicanas de migración, los devuelvan a la frontera de Guatemala, donde tendrían que enfrentar de nuevo el éxodo de regresar a Tapachula a pedir ayuda.
La abuela de Alma, Marvin Valenzuela, narró que ha vencido el cáncer en su país, vienen con sus tres hijos, cuatro nietos, su nuera, su hijo y otro nieto más, pero van al extranjero con el propósito de que su nieta pueda adquirir un tratamiento para su enfermedad.
“Pido al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que nos ayude llegar a la frontera de México para cruzar a los Estados Unidos, porque tenemos la fe, la certeza y la convicción de nuestro señor Jesucristo de que con la ayuda de usted presidente y de nuestros hermanos mexicanos y la colaboración que me puedan dar, llegaremos a esa nación donde mi nieta pueda ser tratada”.

PIE DE FOTO:
Alma Victoria Lamon Zamora, padece una enfermedad neurodegenerativa y el tratamiento adecuado se puede tener sólo en Alemania o Estados Unidos.
Foto: Sergio García