Por protocolo sanitario, únicamente estará en observación por algunos días

Luis Vallejo NOTICIAS

Foto: Luis Vallejo Pie: El director de Protección Contra Riesgos Sanitarios dijo que en caso de presentarse alguna agresión a la familia del perro, deberán denunciarlo ante la fiscalía.

Alfredo Ruiz Coutiño, director de Protección Contra Riesgos Sanitarios del ayuntamiento capitalino comentó en entrevista que por ningún momento las autoridades tienen contemplado sacrificar al perro que mordió al presunto ladrón en el ejido Copoya.
Detalló lo anterior luego de los hechos ocurridos el pasado viernes 7 de octubre en una vivienda del ejido antes mencionado, y que en redes sociales se diera a conocer que los familiares del sujeto que habría ingresado de manera ilegal al domicilio pidieron que se sacrificará al can.
Precisó que toda vez que el sujeto ingresó al domicilio donde se encontraba la mascota sin autorización de los propietarios no le compete al reglamento municipal de esa dependencia.
Ruiz Coutiño agregó que el perro se mantendrá en observación para descartar la presencia de rabia, y esto será por una duración de 10 días, para analizar cualquier probable contagio.
Al cuestionarlo sobre las presuntas amenazas de los familiares del presunto ladrón en las que advertían a la familia propietaria del perro que si no llegan al lugar donde les indicaban para firmar un acuerdo les va a ir mal dijo: “si se llegase a presentar esta situación es algo más delicado, por lo que los dueños del canino pueden interponer su denuncia ante la fiscalía si atentan contra ellos o si atentan contra el canino con nosotros”.
En ese sentido, dijo que “la principal recomendación, es evitar ingresar a domicilios sin autorización porque no se sabe con que se pueda uno encontrar y pues es un delito y esto puede servir de ejemplo para aquellos que tengan estos hábitos de ingresar a domicilios sin autorización”. Para finalizar, el funcionario pidió a la ciudadanía que tenga mascotas, que las vacune y preferentemente las esterilicen, esto para disminuir el riesgo de que se incremente el riesgo de animales en las calles.