No solo se trata de flexibilidad y fuerza; es una práctica integral que equilibra cuerpo y mente

EL HERALDO DE MÉXICO

El yoga se ha convertido en una práctica popular para mejorar el bienestar físico y mental. Para quienes desean iniciarse en esta disciplina sin dedicar largas horas, una rutina de yoga de 10 minutos puede ser el punto de partida ideal. Este breve pero efectivo ejercicio puede integrarse fácilmente en la rutina diaria, a la vez que ofrece numerosos beneficios sin necesidad de experiencia previa.

El yoga no solo se trata de flexibilidad y fuerza; es una práctica integral que equilibra cuerpo y mente. Para los principiantes, una rutina de 10 minutos es accesible y menos intimidante. Iniciar con una sesión corta permite a los novatos familiarizarse con las posturas básicas y con la respiración adecuada, fundamentales para avanzar en la práctica.

¿Qué ejercicios de yoga hacer?

Antes de comenzar, es esencial preparar el espacio. Busca un lugar tranquilo y libre de distracciones, preferiblemente con un tapete de yoga para mayor comodidad. La música suave y una iluminación tenue pueden crear un ambiente relajante, propicio para el ejercicio. Luego, haz lo siguiente:

Comienza en una posición de rodillas, siéntate sobre tus talones y estira los brazos hacia adelante. Esta postura ayuda a relajar la espalda y a centrar la mente.

Desde la postura anterior, transita a cuatro patas. Alterna entre arquear la espalda hacia arriba (gato) y hacia abajo (vaca), sincronizando el movimiento con la respiración. Este ejercicio flexibiliza la columna vertebral y alivia la tensión.

Desde la posición de cuatro patas, eleva las caderas hacia el techo formando una V invertida. Mantén los pies y manos firmes en el suelo. Esta postura estira la espalda, los hombros y las piernas, mejorando la circulación.

Transita a una posición de plancha, manteniendo el cuerpo en línea recta. Fortalece el abdomen, brazos y hombros.

Acuéstate boca abajo y coloca las manos bajo los hombros. Eleva el pecho, manteniendo los codos cerca del cuerpo. La postura de la cobra fortalece la espalda y mejora la flexibilidad de la columna.

Desde la posición de cuatro patas, eleva las caderas hacia el techo formando una V invertida. Mantén los pies y manos firmes en el suelo. Esta postura estira la espalda, los hombros y las piernas, mejorando la circulación.

Transita a una posición de plancha, manteniendo el cuerpo en línea recta. Fortalece el abdomen, brazos y hombros.

Acuéstate boca abajo y coloca las manos bajo los hombros. Eleva el pecho, manteniendo los codos cerca del cuerpo. La postura de la cobra fortalece la espalda y mejora la flexibilidad de la columna.

Beneficios de una rutina de yoga de 10 Minutos

Practicar yoga diariamente, incluso por solo 10 minutos, puede tener un impacto significativo. Mejora la flexibilidad, fortalece los músculos y reduce el estrés. Además, fomenta la claridad mental y la concentración, preparando a los practicantes para enfrentar el día con una actitud positiva y equilibrada.

Para maximizar los beneficios de esta rutina, es crucial enfocarse en la respiración, cuando es profunda y consciente no solo oxigena el cuerpo, sino que también ayuda a calmar la mente. Además, es recomendable ser constante; integrar esta práctica en la rutina diaria asegura progresos continuos y duraderos.